Koenigsegg CCX: lo quiero