¿ Merecerá la pena tres kilos de cabeza virtual ?