Siluetas, sombras y manos: todo un arte