Steve Wonder, ese gran genio… ¿ciego?