fiesta

abr 232008 Tagged with , , , , ,

San Jorge, 23 de abril día de Aragón

A pesar de que la existencia de san Jorge no es demostrable, la tradición dice que fue un soldado romano de Capadocia (en la actual Turquía), mártir y más tarde santo cristiano. Habría vivido hacia el 275/280 – 23 de abril de 303). Su festividad se celebra hoy 23 de abril y sobre todo, para mi ciudad, Zaragoza es un día muy especial.

A fines del primer milenio se forjó la leyenda de su lucha contra un terrible dragón para liberar una bella princesa o doncella.

La leyenda al descubierto

La leyenda de San Jorge, forjada en Oriente y difundida en Occidente de forma amplia a raíz de las Cruzadas, aúna la descripción del martirio del santo y el mito pagano de la victoria sobre el dragón, cristianizado a su vez por las fuentes medievales. La versión más antigua de la pasión del mártir es la de Pasícrates, tachada de extravagante por la Iglesia. Incluye sin embargo un dato de importancia: el martirio de San Jorge tuvo lugar el octavo día antes de las calendas de mayo a la hora sexta; es decir el 23 de abril al mediodía.

La Iglesia prefirió las denominadas Actas Griegas de San Jorge, conservadas en la edición de Lipomano y Surio, según un manuscrito vaticano en latín. No obstante la popularización de San Jorge vino definitivamente con la difusión de La Leyenda Dorada de Santiago de La Vorágine en el siglo XIII.

San Jorge parece ser el trasunto de un personaje histórico poco conocido, no obstante. La reinterpretación legendaria mezcla dichas reminiscencias con mitos. San Jorge habría nacido en Capadocia y habría sido instruido en la piedad cristiana por su madre, con la que marchó a Palestina, tras la muerte del padre. Por su origen noble fue nombrado tribuno militar. Rico heredero, al morir su madre, entró al servicio del emperador romano. Pero cuando ve las crueldades a que son sometidos los cristianos, reparte su riqueza y se enfrenta a las autoridades y al propio emperador.
Las fuentes hagiográficas recogen con variantes los terribles martirios a que San Jorge es sometido por defender su fe: atado a una rueda de cuchillos, arrojado a cal viva, sumergido en plomo ardiente, obligado a beber veneno, y finalmente, tras provocar conversiones y resurrecciones, es decapitado.

La leyenda del dragón convirtió a San Jorge en un caballero vencedor de la tiranía. La ciudad libia de Silca estaba domeñada por un terrible dragón que se ocultaba en un gran lago. El monstruo despedía un terrible hedor que infestaba todos los alrededores. Había que alimentarlo para que no fuese a reclamar su comida a la ciudad. Llegó un momento que no hubo más alimento para el dragón que los propios habitantes de Silca, quienes debían sortearse el sacrificio.
Un día la mala suerte recayó en la hija del rey. La princesa, resignada a su destino, se disponía ya a cumplir su terrible deber, cuando apareció San Jorge. La doncella le contó la terrorífica historia y el santo caballero se enfrentó al dragón al que doblegó y entrego prisionero y moribundo a la princesa para que lo condujera a la ciudad. Cuando todos los habitantes de Silca se hubieron convertido, San Jorge mató al dragón.

Este episodio del dragón llega a Occidente desde Siria en el siglo XI por medio de los cruzados. Simbólicamente el dragón enlaza con la idea oriental, especialmente sumerial, del gran adversario, y del caos primigenio de la cosmología mesopotámica. En el texto de la Leyenda Dorada alude a la peste, a las frecuentes y mortíferas plagas medievales.

La idea de enemigo primordial, y de la lucha heróica desplegada contra él, está además en relación con todos los mitos solares del Mediterráneo oriental, y es por extensión la representación del enemigo de Cristo y su pueblo. Enlaza por tanto con la lucha de la reconquista en territorio penínsular y con el milagro de la Batalla de Alcoraz en tierras aragonesas.

Entre otras festividades, el Gobierno de Aragón ha organizado para el próximo 23 de abril numerosos actos para invitar a todos los aragoneses a celebrar el día de San Jorge en el Paseo Independencia.

, , , , ,
abr 232007 Tagged with , , , , ,

San Jorge, día de Aragón

A pesar de que la existencia de san Jorge no es demostrable, la tradición dice que fue un soldado romano de Capadocia (en la actual Turquía), mártir y más tarde santo cristiano. Habría vivido hacia el 275/280 – 23 de abril de 303). Su festividad se celebra hoy 23 de abril y sobre todo, para mi ciudad, Zaragoza es un día muy especial.

A fines del primer milenio se forjó la leyenda de su lucha contra un terrible dragón para liberar una bella princesa o doncella.

La leyenda al descubierto

La leyenda de San Jorge, forjada en Oriente y difundida en Occidente de forma amplia a raíz de las Cruzadas, aúna la descripción del martirio del santo y el mito pagano de la victoria sobre el dragón, cristianizado a su vez por las fuentes medievales. La versión más antigua de la pasión del mártir es la de Pasícrates, tachada de extravagante por la Iglesia. Incluye sin embargo un dato de importancia: el martirio de San Jorge tuvo lugar el octavo día antes de las calendas de mayo a la hora sexta; es decir el 23 de abril al mediodía.

La Iglesia prefirió las denominadas Actas Griegas de San Jorge, conservadas en la edición de Lipomano y Surio, según un manuscrito vaticano en latín. No obstante la popularización de San Jorge vino definitivamente con la difusión de La Leyenda Dorada de Santiago de La Vorágine en el siglo XIII.

San Jorge parece ser el trasunto de un personaje histórico poco conocido, no obstante. La reinterpretación legendaria mezcla dichas reminiscencias con mitos. San Jorge habría nacido en Capadocia y habría sido instruido en la piedad cristiana por su madre, con la que marchó a Palestina, tras la muerte del padre. Por su origen noble fue nombrado tribuno militar. Rico heredero, al morir su madre, entró al servicio del emperador romano. Pero cuando ve las crueldades a que son sometidos los cristianos, reparte su riqueza y se enfrenta a las autoridades y al propio emperador.
Las fuentes hagiográficas recogen con variantes los terribles martirios a que San Jorge es sometido por defender su fe: atado a una rueda de cuchillos, arrojado a cal viva, sumergido en plomo ardiente, obligado a beber veneno, y finalmente, tras provocar conversiones y resurrecciones, es decapitado.

La leyenda del dragón convirtió a San Jorge en un caballero vencedor de la tiranía. La ciudad libia de Silca estaba domeñada por un terrible dragón que se ocultaba en un gran lago. El monstruo despedía un terrible hedor que infestaba todos los alrededores. Había que alimentarlo para que no fuese a reclamar su comida a la ciudad. Llegó un momento que no hubo más alimento para el dragón que los propios habitantes de Silca, quienes debían sortearse el sacrificio.
Un día la mala suerte recayó en la hija del rey. La princesa, resignada a su destino, se disponía ya a cumplir su terrible deber, cuando apareció San Jorge. La doncella le contó la terrorífica historia y el santo caballero se enfrentó al dragón al que doblegó y entrego prisionero y moribundo a la princesa para que lo condujera a la ciudad. Cuando todos los habitantes de Silca se hubieron convertido, San Jorge mató al dragón.

Este episodio del dragón llega a Occidente desde Siria en el siglo XI por medio de los cruzados. Simbólicamente el dragón enlaza con la idea oriental, especialmente sumerial, del gran adversario, y del caos primigenio de la cosmología mesopotámica. En el texto de la Leyenda Dorada alude a la peste, a las frecuentes y mortíferas plagas medievales.

La idea de enemigo primordial, y de la lucha heróica desplegada contra él, está además en relación con todos los mitos solares del Mediterráneo oriental, y es por extensión la representación del enemigo de Cristo y su pueblo. Enlaza por tanto con la lucha de la reconquista en territorio penínsular y con el milagro de la Batalla de Alcoraz en tierras aragonesas.

Entre otras festividades y actos, en Zaragoza, actúa La Fura dels Baus representando una cruz de San Jorge formada por medio centenar de figurantes, que colgarán de una red que simboliza la unión, como colofón al espectáculo que este grupo teatral monta en el paseo de Independencia de Zaragoza esta mañana.

, , , , ,
oct 022006 Tagged with , , , , , , , , , , ,

Mi opinión de los toros y manifestación de Zaragoza

Bueno, un tema bastante delicadito en España y que gustaría hablar ya que conseguí hablar durante 2 horas del tema con una "amante" del mundo taurino, y digo hablar, y no "no escuchar". Me alegró mucho discutir calmada, lógica e inteligentemente sobre el mundo de los toros y he aquí los resultados de dicha conversación. El cartel que ves es el de la manifestación que al final explico.

Analizamos poco a poco el tema del toro y los problemas que aparentemente tienen, así como la cantidad de acusaciones que sufre este mundillo. Por una parte tenemos las ganaderías de toros, que son un negocio bastante lucrativo, ya que obtienen beneficios por unos toros que van a lidiar. Quitando las ganaderías que haga cosas ilegales que ahora no se me ocurren, éstas no veo que tengan el problema de todo este mundillo. Se dedican precisamente a que el toro siga existiendo en este pais dándole pastos y libertades para crecer, aunque lógicamente, su crecimiento esté finalizado a terminar en una plaza.

Por otra parte tenemos las típicas noticias sensacionalistas que son las que más impactan, con fotos como la que vemos en este cartel de la derecha, o las fotos de toros muriendo, sangrando y vomitando en la plaza (en Youtube podemos encontrar varios videos del tema). Y eso es lo que pretendía evitar en mi discusión con esta persona, ya que es lo más visceral para no atender al verdadero problema del toro.

Según me comentaba los toros que matan en las plazas luego son para consumo humano, es decir, que se podría decir (para intentar encontrar el verdadero problema, repito) que los toros que mueren en las plazas, antes o después iban a morir para nuestro consumo. Pero claro, yo como humano, prefiero morir en la cama de viejo, que no apuñalado por detrás y ahí está el verdadero quiz de la cuestión: ¿por qué tienen que sufrir?

Me comentaba esta amante de los toros que ella ve claramente que las corridas no han evolucionado. Hace décadas el mundo era diferente, pero ahora que todos "nos preocupamos" un poco más por todo, no hemos sabido aplicar dicha evolución moral a una fiesta nacional. Al igual que antes se ahorcaba (en la época del Oeste) al ladrón o bandido, ahora cuando hay problemas (en general en la sociedad) existen unos juzgados, juicios y veredictos. Por tanto, el problema es que no hemos sabido adaptar ese folclore o "fiesta" tradicional en España a las moralidades que todos tenemos hoy en día, en la que está lógicamente el salvar al animal de maltrato (al igual que lo hacemos con nosotros mismos desde la Declaración de Derechos Humanos Universal).

En algunas corridas incluso se llega a marear, drogar o maltratar al animal antes de entrar en la plaza. Quitando esas veces, y visto desde un punto de vista global del problema, resumiendo hasta ahora, que el animal llegue a la plaza después de haber vivido y sabiendo que estaba destinado a morir para el consumo humano (al igual que lo hacemos con vacas, cerdos y otros animales), no es malo. Y que el animal sea toreado por una persona que tiene el valor de hacerlo, como fiesta nacional, no es malo, al igual que es bonito ver a los saltadores y recortadores de toros que hacen piruetas encima de los mismos.

El problema está en que el juego no es limpio. Me explico, si la fiesta nacional fuera el que un toro traido de una ganadería, es expuesto en una plaza de toros, donde hay un justo enfrentamiento entre humano y toro (como los recortadores), sería incluso bonito, ver como un ser humano tiene las narices suficiente como para enfrentarse con una capa de color. Pero el tema no es así. Las banderillas y la lanza (que técnicamente se llama bara) que se le clavan al toro se usan para debilitar al toro, o como decía mi amiga, "para prepararlo para la lidia". Es decir, que el combate no es en absoluto justo. Yo así también me enfrento a un animal, al que sea. Si "colegas" de profesión le van clavando estacas (además en zonas muy estudiadas para que sangre más) también soy capaz de enfrentarme (si además me pagan lo que le pagan a algunos). Pero que no es ese el tema, quiero centrarme en el que estamos.

Yo no soy nada folclórico, pero, considerando que el toreo es una "fiesta nacional" (fiesta entre comillas por todo lo explicado) y que es tradición de nuestro y símbolo de nuestro país, no me importaría que se siguiera haciendo pero al menos ejecutándose como un combate límpio, en donde toro y torero estén al mismo nivel y con las mismas ventajas. Creo recordar que me comentó que en Portugal las corridas terminan con el toro vivo, que no se mata con espada en público ni se le clavan banderillas, aunque lógicamente, el toro termina muriendo en corrales (ni en burladero como en algunos sitios de España) para consumo humano (repito, que esto no lo veo nada mal, ya que lo hacemos con otros animales).

¿Por que tiene que sufrir entonces aquí? ¿Por que no nos hemos adaptado? ¿Opinas que si el combate fuera justo y sin que muriera el toro en plaza sería entonces viable que continuaramos esta tradición española?

Después de todo esto decir que dentro de muy poco habrá una Manifestación Antitaurina de Zaragoza promovida por Amnistia Animal, prevista para el domingo 8 de octubre a las 16 horas, en la Plaza del Portillo, y diferentes asociaciones incluso fletarán autobuses gratuitos desde Madrid y Barcelona para unirse en contra del matrato animal que sufren los toros en las plazas.

Y aquí la encuesta…

Si no sufriera el toro en absoluto, ¿estarías a favor de las corridas de toros como fiesta nacional y tradicional de España?
View Results
, , , , , , , , , , ,