Alemania Colonia Por paises Gastronomía

¿Qué comer en Colonia?



¿Qué comer en Colonia?
¿Te gusta el artículo? ¡Valóralo!

4.9 media basada en 5059 votos

  • Excelente
    2408
  • Muy bueno
    1445
  • Normal
    723
  • Regular
    362
  • Malete
    121
Los próspera metrópolis de Colonia, a orillas del Rin, alberga una inmensa diversidad de estilos culinarios. La abundancia de cocina internacional refleja la naturaleza multicultural de Colonia y su hospitalidad.

Llegamos a la ciudad, como más de 300.000 personas más, atraídos por la semana de los juegos: la conjunción de GDC Europe y Gamescom, los eventos de referencia en esta seductora industria. En el próximo post contaremos en detalle con qué nos quedamos de tan singulares conferencias.

BuwCJ11IcAAWWak

Por ahora, dejando la parte tecnológica para el próximo artículo, os queremos hablar de otro aspecto de Colonia: su gastronomía. ¿Vas a visitar esta ciudad por una feria o un congreso? No me sorprende. Colonia es uno de los mayores núcleos feriales de Europa. Alrededor de 40 mil expositores atraen aproximadamente a unos 2 millones de personas de visitantes al año. La Feria está dentro delo conocido centro de congresos "KölnMesse", donde se realizan acontecimientos de más de 25 sectores industriales. El principal recinto tiene capacidad para 11 mil personas contempla más de 1.500 congresos cada año.

¿Todo es trabajo? Ni mucho menos. Hablemos de algo esencial en la vida de Colonia: sus Brauhaus o fábricas de cerveza. Hay varias de ellas en la ciudad, y podemos recomendaros la que visitamos justo en el centro, ya que, además de ser una de las más emblemáticas, tiene la suerte de contar un un excelente anfitrión, el veterano Uwe, que lleva más de 20 años en este restaurante y contribuye como nadie a mantener la hospitalidad y amabilidad de los colonses.

Uwe, el mejor anfitrión posible
Uwe, el mejor anfitrión posible

Así pues: ¡llegamos a Peters Brauhaus! Queremos agradecer Ulrike, la esposa de Uwe, su amable gesto de traducirnos y explicarnos los platos típicos del manú, un detalle.

Peters Brauhaus. Foto: www.86400.es

La cervecería Peters Brauhaus está en una calle estrecha junto al Antiguo Mercado (el Alter Markt). Su fábrica de cerveza se remonta a 1544 cuando era conocida como “Zum Kranz” y vendía su cerveza al público. Debido al duro azote de la guerra, cerró sus puertas, destrozada, durante 87 años hasta 1994, cuando reabrió el local perfectamente reconstruido recreando la antigua Brauhaus.

En el centro de Colonia. Foto: www.86400.es

Hoy, Peters irradia tradición en un local enormemente acogedor, con un mobiliario y decoración cuidados al detalle, al igual que el servicio y, por supuesto, la comida. Entrando a la derecha se conserva una barra tradicional con sus barriles y grifos de su sabrosa cerveza Kölsch. La cerveza Kölsch es especial, durante su fermentación la levadura se eleva hasta la parte superior. Tiene un relativamente alto contenido de alcohol ya que más cantidad de azúcares y extractos de malta originan una mayor graduación que otras cervezas. También es menos carbonatada, más ligera y digerible.

Barra de la cervecería. Foto: www.86400.es

Los expertos dicen que la Kölsch sabe mejor directamente del grifo y, por supuesto, que se sirve en los vasos típicos, vasos cilíndricos de 0,2 litros llamados "Stangen" que sólo se utilizan en Colonia.

stangen

A los camareros se les llama "Köbes", una derivación del nombre Jakob, que fue acuñado durante la época de las peregrinaciones, en la que los monjes fabricaban y servían la cerveza. Los Köbes llevan el traje tradicional de los antiguos trabajadores de la cervecería: a abotonada hasta arriba de la chaqueta de punto azul con un doble hilera de botones de color negro, pantalón negro, un delantal azul y, colgando en frente de ella, una bolsa de cuero. Los Köbes son unos personajes alemanes únicos.

Köbe con sus típicos vasos de Peter Kölsch. Foto www.86400.es

El "Zappes" – es decir, el barman – ocupa un rango especial en el la jerarquía cervecería. Él llena los vasos directamente de los barriles de diez litros conocidos como "Pittermännchen". Estos pequeños barriles generalmente se vacían rápidamente, asegurando así que la cerveza está siempre fresca y fría. Para los que prefieran algo sin alcohol, tienen alternativas con sabor a limón, como esta:

DSC_0095_md (1)

A la izquierda, el espacioso comedor, sillas, mesas y deliciosas cartas que, por un precio muy razonable, contienen todo lo que espera el visitante pata saciar su apetito. Las especialidades típicas de Colonia son originales, asequibles y abundantes. Lejos de la presentación de la moderna cocina refinada, en esta cervecería se come a gusto a base de platos caseros, riquísimos, y de los que te llenan el estómago hasta dejarte completamente satisfecho. El rey de la carta: su tierno y monumental codillo.

Sauerbraten. Foto www.86400.es

Destaca en el menú la jugosa "Sauerbraten", ternera empapada en vinagre durante 3 o 4 días y después guisada a fuego lento en una cazuela. La salsa de pasas le da un original punto dulce, y el plato se completa al servirse con albóndigas de patata o "Reibekuchen", con una sorprendente y agradable textura.

Rievkoche. Foto: www.86400.es

Otra especialidad local es "Rievkoche". Tortitas de papa cruda rallada y frita con cebolla y sal. En Peters Brauhaus las sirven coronadas con diferentes ingredientes. Yo la probé con salmón ¡buena combinación!

Otro plato típico el “Halve Hahn” -o “medio pollo”, una parodia culinaria que consiste en pan de centeno con una gruesa rebanada de queso holandés y mostaza. Desde el siglo XV, es lo que se pedían los habitantes que no podían permiterse comer pollo, algo tan popular hoy en día.

Cielo y tierra. Foto: www.86400.es

El plato conocido con el impresionante nombre de "Himmel und Ad" (Cielo y Tierra) se compone de puré de papa (de la tierra) y compota de manzana (de cielo) que se cocinan juntos y se sirve con el llamado “caviar de Colonia”, un tipo de salchicha de sangre o hígado que, acompañada de cebolla pochada, es todo un manjar digno compañero de tan especial cerveza. Además de su excelente sabor, este plato mantiene a través de los siglos su simbolismo religioso, ya que el cielo y la tierra los han llevado a los habitantes del valle del Rin a la prosperidad.

Strudel :) Strudel :)

Hablando de cielo, tras la cena, el cielo de Colonia nos regaló un precioso doble arco iris… ¡qué mejor broche para una velada tan deliciosa!

arcoiris

naiad

Ciudadano del mundo. Me encanta llevarme mi cámara fotográfica para inmortalizar esencias y experiencias en lugares diferentes, donde la gente vive diferente, pero donde todos disfrutamos cada día de puestas de un mismo Sol.

Vistos recientemente...

Famoso beso de Breznev y Honecker del East Side Gallery - día 4 en Berlín

Día 4 en Berlín: East Side Gallery, Reichstag y Cena en The Grand

Palacio de Sanssouci - día 3 en Berlín

Día 3 en Berlín: Palacio de Sanssouci, Postdam y cena en Martha’s

Memorial to the Murdered Jews of Europe

Día 2 en Berlín: Catedral de Berlín, Memorial a los judíos de Europa asesinados y mundos subterráneos

Puerta de Brandemburgo - día 1 en berlín

Día 1 en Berlín: Parque Tiergarten, museo de Pérgamo y más

Repostre en Markus Semmler

Catando estrellas (Michelín) en Markus Semmler Berlín

Disqus shortname is required. Please click on me and enter it

LEAVE A COMMENT