Consejo: nunca golpees una pared de hormigón