La electricidad no es tan veloz como parece