100cia Sabías que

Contaminación lumínica: el cáncer del cielo

¿Te gusta el artículo? ¡Valóralo!

4.9 media basada en 13179 votos

  • Excelente
    6275
  • Muy bueno
    3765
  • Normal
    1883
  • Regular
    942
  • Malete
    314
Esta claro que necesitamos la luz por la noche para poder ver, en las calles, parques, etc? Pero? ¿hace falta “tirar” tanta luz hacia arriba? Se ha demostrado por activa y por pasiva que muchas de las farolas de este país lanzan demasiada luz hacia arriba, desperdiciando energía y la propia luz. Todo esto es lo que perdemos y tiramos al espacio. Esto es la llamada contaminación lumínica.

La contaminación lumínica puede definirse como la emisión de flujo luminoso de fuentes artificiales nocturnas en intensidades, direcciones, rangos espectrales u horarios innecesarios para la realización de las actividades previstas en la zona en la que se instalan las luces.

Un ineficiente y mal diseñado alumbrado exterior, la utilización de proyectores y cañones láser, la inexistente regulación del horario de apagado de iluminaciones publicitarias, monumentales u ornamentales, etc., generan este problema cada vez más extendido.

alumbrado

La contaminación lumínica tiene como manifestación más evidente el aumento del brillo del cielo nocturno, por reflexión y difusión de la luz artificial en los gases y en las partículas del aire, de forma que se altera su calidad y condiciones naturales hasta el punto de hacer desaparecer estrellas y demás objetos celestes.

Es indudable que el alumbrado exterior es un logro que hace posible desarrollar múltiples actividades en la noche, pero es imprescindible iluminar de forma adecuada, evitando la emisión de luz directa a la atmósfera y empleando la cantidad de luz estrictamente necesaria allí donde necesitamos ver. Toda luz enviada lateralmente, hacia arriba o hacia los espacios en donde no es necesaria no proporciona seguridad ni visibilidad y es un despilfarro de energía y dinero.

ontario14aug03.jpg

Ejemplo de un lugar sano que obtuvo una iluminación deficiente

Sobre este grave problema, hasta el momento, existe escasa conciencia social, pese a que genera numerosas y perjudiciales consecuencias como son el aumento del gasto energético y económico, la intrusión lumínica, la inseguridad vial, el dificultar el tráfico aéreo y marítimo, el daño a los ecosistemas nocturnos y la degradación del cielo nocturno, patrimonio natural y cultural, con la consiguiente pérdida de percepción del Universo y los problemas causados a los observatorios astronómicas.

La Tierra contaminada

Estos perjuicios no se limitan al entorno del lugar donde se produce la contaminación -poblaciones, polígonos industriales, áreas comerciales, carreteras, etc.-, sino que la luz se difunde por la atmósfera y su efecto se deja sentir hasta centenares de kilómetros desde su origen.

Tierra de noche

Tierra de noche

¿Puedes encontrar en esta imagen tu país o ciudad favoritos? Sorprendentemente, las luces de las ciudades hacen que sea posible.

La iluminación artificial resalta las regiones más desarrolladas y pobladas de la superficie terrestre, incluyendo los litorales de Europa, la costa este de los Estados Unidos y Japón . Muchas grandes ciudades se encuentran cerca de ríos o del océano, para así favorecer la exportación e importación barata de bienes. Las áreas especialmente oscuras incluyen el centro de América del Sur, África, Asia y Australia .

La imagen es en realidad una composición de cientos de fotografías tomadas por los satélites DMSP . Si la quieres en alta resolución para descargar en tu escritorio o imprimirla la tienes aquí.

Algunas soluciones

Desde comienzos de los años 1980 existen diferentes movimientos organizados de gente preocupada por este problema y que promueven campañas de prevención de la contaminación lumínica. Es posible aplicar medidas que, manteniendo un correcto nivel de iluminación, llevarían a prevenir el problema de la contaminación lumínica como las siguientes:

  • a) Impedir que la luz se emita por encima de la horizontal y dirigirla sólo allí donde es necesaria. Emplear de forma generalizada luminarias apantalladas cuyo flujo luminoso se dirija únicamente hacia abajo.
  • b) Usar lámparas de espectro poco contaminante y gran eficiencia energética, preferentemente de vapor de sodio a baja presión (VSBP) o de vapor de sodio a alta presión (VSAP), con una potencia adecuada al uso.
  • c) Iluminar exclusivamente aquellas áreas que lo necesiten, de arriba hacia abajo y sin dejar que la luz escape fuera de estas zonas
  • d) Ajustar los niveles de iluminación en el suelo a los recomendados por organismos como el Instituto Astrofísico de Canarias o la Comisión Internacional de Iluminación.
  • e) Regular el apagado de iluminaciones ornamentales, monumentales y publicitarias.
  • f) Prohibir los cañones de luz o láser y cualquier proyector que envíe la luz hacia el cielo.
  • g) Reducir el consumo en horas de menor actividad, mediante el empleo de reductores de flujo en la red pública o el apagado selectivo de luminarias. Apagar totalmente las luminarias que no sean necesarias.

Hace bien poco, el 20 de abril de 2007 se promulgó la Declaración de la Palma por el derecho a observar las estrellas con el apoyo de la UNESCO.

En medios tan importantes como la televisión, el Instituto de Astrofísica de Canarias, que tanto ha luchado por un cielo sano en las islas Canarias, se han emitido anuncios, como este:


Anuncio “Hay otra forma de encender la noche”

Un vistazo a España

Para entender mejor el problema de la contaminación, en lugar de observar el mundo entero, nos centramos en España para asombrarse con el mapa lumínico nocturno que nos ofrece la península. En el siguiente mapase puede apreciar la densidad de luz, marcada en rojo las zonas más contaminadas y en negro las que apenan emiten luz.

espana.jpg

Mapa de españa (pulsar para ver más grande)

Como se puede apreciar la zona central de Madrid, la prácticamente toda la costa mediterránea están absorbidas por un manto de luz nocturno, que imposibilita la observación a los aficionados de la zona. El “hongo lumínico” de Madrid, el más intenso de España, se ve incluso desde 150 kilómetros de distancia de la capital, cuando la noche es oscura y limpia.

Todavía existen 3 grandes zonas todavía libres de contaminación:

Estas serían según el mapa las zonas más oscuras y alejadas de núcleos importantes urbanos, pero seguro que existen todavía otros recónditos lugares en España o en otros países donde observar.

Espero haber concienciado un poco más sobre este fenómenos, que poco a poco va destruyendo algo con lo que han disfrutado todas las generaciones anteriores a la nuestra, y que, siguiente por este camino, probablemente seremos de las últimas en hacerlo.

Alex

Ciudadano del mundo. Me encanta llevarme mi cámara fotográfica para inmortalizar esencias y experiencias en lugares diferentes, donde la gente vive diferente, pero donde todos disfrutamos cada día de puestas de un mismo Sol.

Vistos recientemente...

Observatorio cumple 20 años traduciendo imagenes de la NASA día a día

Memozzle, un gimmasio para las neuronas

Curiosas costumbres de Pascua

En directo: esperando que Venus cruce el Sol

¿Cómo se están utilizando realmente los smartphone?

07 Comments

  1. Enric

    Realmente es un gran problema, difícil es conciliar progreso y medio ambiente. Lásers de discotecas, anuncios luminosos, farolas,… con el afán de ver, iluminar y descubrir nuestro mundo poco a poco nos olvidamos que encima de nuestras cabezas hay mucho más mundo por conocer.

    Caso práctico: En la autovía Alicante (donde yo vivo)-Murcia, a la altura de Elche hay un área de servicio donde es totalmente inútil llevar las luces encendidas de noche, la zona está iluminada tanto o más que si fuera de día, realmente es necesario…

    19 de noviembre de 2007
  2. Dominios Clave

    Muy buen articulo.

    La verdad que es exagerada la cantidad de luz que se desaprovecha por las noches, podrían bajar la intensidad, no se si sería factible luz pública gradual…
    En mi casa por la noche tengo que cerrar la ventana a cal y canto porque sino me cuesta muchísimos dormir con ese halogenuros de 600W dando de pleno en mi ventana, muchas noches se me olvida y las ganas de levantarse a cerrar la venta son mínimas por el cansancio acumulado y la verdad que molesta mazo. No quiero ni pensar las pobres plantas, por ejemplo de las rotondas, para ellas no existe la noche o_O

    24 de noviembre de 2007
  3. David Carrero Fdez-Baillo

    Genial tu entrada, y gran problema el que tenemos por delante, pero como hacer ver a nuestro políticos locales, porque por algún sitio hay que empezar que deben luchar por reducir la contaminación lumínica y de paso usar farolas solares para ahorrar a tope :)

    Realmente lo veo difícil, aunque no imposible, tendré que evaluar como escribir alguna entra en la bitácora de mi ciudad, a ver si removemos un poco al personal. Ahh la bitácora es Herencia (Ciudad Real)

    28 de enero de 2008
  4. Eva

    hola, alguien me podría decir cuales son los lugares idóneos para la observación del cielo en Galicia.

    muchas gracias

    31 de enero de 2012