Como la vida misma Las Listas

Errores de los jefes

¿Te gusta el artículo? ¡Valóralo!

4.9 media basada en 12233 votos

  • Excelente
    5824
  • Muy bueno
    3495
  • Normal
    1748
  • Regular
    874
  • Malete
    292
En CincoDias, periódico que normalmente leo en los desayunos de la mañana, han publicado un artículo de esos que muchos encargados de departamento o de empresa pueden leer rápidamente porque «se creen que se lo saben todo». He leído detenidamente cada una de los consejos que una consulturoría ha preparado para el rotativo, y de cada uno se puede exprimir bastante su contenido.

Si eres encargado de un grupo de personas o jefe de alguna empresa o negocio, te aconsejo que los leas muy calmadamente y pensando lo que estás leyendo. Te darás cuenta que seguro que obvias algunos de ellos que son de vital importancia.

Si eres empleado, quizá puedas ver algunos de los defectos que tenga tu superior, y recordárselos en tu próxima charla con él. Es importante fomentar dentro de la empresa la idea de que todos pueden hablar claramente las cosas con los superiores, ya que potencia la confianza y por tanto, el rendimiento global del equipo.

a evitar:

Creer que sus empleados deben sentirse afortunados por tener un trabajo: Según la consultora, aquellos empleados con más talento siempre tendrán ofertas de trabajo atractivas entre las que elegir. Si le interesa que sus mejores empleados permanezcan con usted, intente que se sientan afortunados por trabajar en su empresa, no sólo por tener un puesto estable.

Dar por supuesto que los empleados son capaces de saber lo que piensa la empresa: Es conveniente comunicarse abiertamente con el equipo de colaboradores; tenerles al corriente de las realidades que afectan a su departamento o empresa, incluidas las económicas, y evitar perjudicar la relación profesional y laboral.

Ignorar los rumores: Si el jefe no transmite las novedades que puedan producirse en su entorno de trabajo al personal a su cargo, este se informará en otras fuentes que podrían ser poco fiables.

No mostrar reconocimiento hacia su equipo: Muchos directivos reconocen que podrían demostrar más apoyo y reconocimiento a sus equipos. Los elogios nunca son suficientes, siempre y cuando sean concretos, sinceros y oportunos.

Reservar los elogios para el final: Es importante expresar elogios, reconocimientos o gratitud a lo largo de todo el proceso de trabajo, con el fin de fomentar la motivación y la productividad. No esperar al final.

No apoyar a los empleados: El jefe debe defender a los miembros de su equipo, especialmente si alguna vez les ha criticado injustamente. Si da la cara por ellos, ellos la darán por él.

No tratar como debería a los mejores empleados: Aunque es importante el desarrollo de las habilidades de todos los empleados, son los de más talento los responsables del éxito de la empresa. Es necesario centrarse prioritariamente en ellos.

Reducir el gasto en formación: Mejorar las habilidades de los empleados reportará grandes beneficios a corto, medio y largo plazo a la compañía.

Pensar que es lo mismo estar ocupado que ser productivo: Es positivo recompensar a los empleados basándose en los resultados que generan en función de los objetivos de la empresa. Mida el trabajo realizado efectivamente, no las horas ‘de presencia’.

Hacer que el trabajo sea una «misión imposible»: Debe decidir qué proyectos son cruciales y delegue, si es posible, las tareas menos trascendentales.

Esperar tiempos mejores: Si tiene una idea brillante, no espere a que la economía se recupere y desaparezca la crisis para ponerla en práctica.

Sacrificar la calidad: No permita que la calidad de su servicio disminuya porque su equipo esté desbordado. Establecerá un precedente que será difícil cambiar cuando la carga de trabajo regrese a su nivel normal.

Hacer los recortes equivocados: No suprima las ventajas competitivas con las que, antes del periodo de dificultades, solía acostumbrar sus clientes.

Descuidar el servicio de atención al cliente: El servicio de atención al cliente es más importante que nunca cuando la situación económica es difícil. Si descuida a los empleados de este servicio podría perder clientes actuales y potenciales.

Cortar las alas de sus empleados: Permita que su equipo tome decisiones para que las experiencias de los clientes y los empleados sean positivas. Oriénteles sobre cómo resolver los problemas de la mejor manera posible y dígales lo que han hecho bien y lo que podrían haber hecho mejor.

Supongo que cada uno llevará su empresa como el estime oportuno, pero no veo ningún error grave en estas sugerencias, y es más, algunas de ellas son piedra de toque para mi negocio en el día a día. CincoDias debería hacer más este tipo de consultorías, como hace la revista Emprendedores mes a mes.

Alex

Ciudadano del mundo. Me encanta llevarme mi cámara fotográfica para inmortalizar esencias y experiencias en lugares diferentes, donde la gente vive diferente, pero donde todos disfrutamos cada día de puestas de un mismo Sol.

Vistos recientemente...

Memozzle, un gimmasio para las neuronas

¿Qué son los Speakeasy?

Eugenio Recuenco

Fenómenos en Internet

Cómo contratar a un programador

05 Comments

  1. Iván

    Como jefe de proyectos software, uno de los libros más interesantes que he encontrado al respecto y que se centra mucho en las relaciones humanas más que en la metodología es Making Things Happen de Scott Berkun.
    Como dicen los yankis, «highly recommended» :) Eso sí, hay que saber inglés porque, que yo sepa, no se ha editado en español.

    11 de mayo de 2009
  2. Andrés Medina

    Interesantes puntos que deberían ser tomados en cuenta. Creo que sobre todo la parte del reconocimiento (cuándo éste es sincer) es muy importante, ya que no solo expresa la gratitud del jefe y del empresa por el trabajo bien hecho y el esfuerzo realizado, sino que el empleado se siente motivado a dar más de sí mismo.

    Cabe recordar que cada empleado tiene algo que aportar a la empresa, es un capital y no un gasto, estos puntos deberían servir para ir maximizando el capital.

    11 de mayo de 2009
  3. rbecerra4

    Pues a mí todo esto me suena a chino. Bla, bla, bla …

    Las empresas que yo conozco consideran a sus empleados como gasto, no como inversión, y además se sienten ONGs a las que habría que estar agradecidos, de que te paguen a fin de mes … –y encima pagan unas cantidades que no permiten comprar-hipotecarse- un piso a una pareja de jóvenes para independizarse–, y eso si da para comer …

    14 de mayo de 2009
  4. alex

    también estoy de acuerdo :D

    14 de mayo de 2009