Sabías que

Los azucarillos alargados del café

¿Te gusta el artículo? ¡Valóralo!

4.9 media basada en 7462 votos

  • Excelente
    3552
  • Muy bueno
    2132
  • Normal
    1066
  • Regular
    533
  • Malete
    178
Con tintes de leyenda urbana os voy a contar una de esas cosas que me contaron a mi en un café. En algunos bares se sirven los cafés con azucarillos alargados en lugar de los envoltorios rectangulares clásicos, como se puede ver en la foto. Cuenta la “leyenda” que el tipo que los inventó se suicidó porque no consiguió que su invento fuera utilizado como el quería.

Yo personalmente no me lo creo pero detrás del dudoso desenlace del susodicho se encuentra una explicación para la forma de estos azucarillos que si que es más plausible.

Los azucarillos normales (los de la forma rectangular) suelen ser agitados cogiéndose de un lado para empujar todo el azúcar hacia el lado opuesto, de forma que cuando lo abramos por el lado que lo hemos cogido para agitarlo, se pueda desprender del envoltorio la mayor cantidad de azúcar.

Para evitar el meneillo de este tipo de envoltorios, se ideó el azucarillo con esta forma, pero no para hacer el mismo movimiento sino para evitarlo. Con este envoltorio alargado simplemente hay que partir por la mitad como si fuera un palo de madera, de forma que el azúcar de ambos lados caiga por la ruptura del papel en mitad.

Al ser de forma cilíndrica, no tener esquinas muy cerradas y partirlo por la mitad sin que nuestros dedos agarren azúcar en las esquinas del envoltorio, el azúcar no se queda en un lado y se sigue vertiendo la máxima cantidad de azúcar al café.

¿Y por qué se suicidó (supuestamente) el creador de este envoltorio? Porque si os fijáis, en los sitios donde se pone este cilíndrico azucarillo, la gente sigue agitándolo por un lado y usándolo como el azucarillo estándar, matando el concepto por el que se inventó.

Lejos de creerse el suicidio, o que incluso, al inventor le importe dos pepinos la forma en que se use su invento con tal de haber cobrado por él, la explicación de este tipo de azucarillos es interesante, y seguro que la próxima vez que los veáis, si no lo habéis abierto por donde se debe (por el centro) os acordaréis de este artículo y podréis explicarlo a vuestro compañero de cafés.

Alex

Ciudadano del mundo. Me encanta llevarme mi cámara fotográfica para inmortalizar esencias y experiencias en lugares diferentes, donde la gente vive diferente, pero donde todos disfrutamos cada día de puestas de un mismo Sol.

Vistos recientemente...

Memozzle, un gimmasio para las neuronas

Curiosas costumbres de Pascua

¿Cómo se están utilizando realmente los smartphone?

Cómo contratar a un programador

Cómo adelantar

16 Comments

  1. histeria

    Veo que le diste vueltas al tema :D

    6 de enero de 2010
  2. Feo

    Impresionante.

    La vedad es que siempre crei que era por reducir espacio en el almacenaje.

    Pero la teoria que mas me gustaba era le del que me dijo que al ser alargado, solo tenia que hacer tres dobles a la bolsita para darle vueltas al cafe, porque con los planos tenia que darle muchisimos pliegues.

    6 de enero de 2010
  3. Darkhogg

    Pues que se vuelva a suicidar, porque conozco un sitio donde estos azucarillos llevan una muesta en un lateral para facilitar el abrirlo por los extremos, así que … xDDDD

    7 de enero de 2010
  4. cyllan

    Jolines a la cama no te irás sin saber una cosa más. Yo los abro mal jajaj, pero desde ahora lo haré bien :)

    7 de enero de 2010
  5. Juan Carlos

    Hola a Tod@s.

    Yo creo que no deja de ser eso una leyenda urbana, si que es verdad que inventes una forma de poder abrir un sobre de azúcar y evitar lo que se viene haciendo de agitarlo y no surta el efecto cuando menos debe ser frustrante.

    Desde luego a mi si que me frustra el que lo partan el azucarillo alargado (stick), dado que soy coleccionista de sobres de azúcar de cualquier tipo y algunos cuando me llegan así rasgado me fastidia cuando lo recibo y mas si no le tengo.

    La apertura que comenta Darhkogg y que conocemos como abre fácil su nombre real es apertura en Z para una apertura fácil, pero cada vez los materiales son mas sofisticados y ya se hacen muchos sobres en papel polipropileno (tipo de plástico) que aunque llevan esta apertura en Z, son muy fáciles de abrir por cualquier sitio.

    En mi Web http://catalogo2009.es.tl/HOME.htm podréis ver muchos de los formatos que se utilizan en estos tiempos y también aquellos que se usaban hace décadas como el tipo terrón o cortadillo, aunque estos se siguen haciendo pero ya no tanta cantidad como ahora, e incluso los de formato tetraedros inventados en Francia y que se conocen como Berlingots, de una estética muy moderna pero para nosotros los coleccionistas mas complicados de abrirlos y que queden intactos para la colección.

    Y por últimos los mas recientes del mercado en distintos formatos y en pvc, completamente transparente y serigrafiados y se puede ver el contenido.

    Un saludo.
    AzucarMálaga

    7 de enero de 2010
  6. RaPj86

    Yo sí que lo parto por la mitad pues…

    8 de enero de 2010
  7. frank

    al igual tampoco era tan díficil si le ponía un troquel o una línea punteada en el medio para indicar que había que partirse por ahí, con un cartel que diga ABRA AQUÍ ->

    9 de enero de 2010
  8. AndresdeRosario

    Tiene un tremendo olor a leyenda urbana. En Argentina, abrir los sobrecitos de esa forma esta muy mal visto, de hecho, hace unos años asistí a un curso de “protocolo y ceremonial” y recuerdo que nos dijeron expresamente “NO se les ocurra nunca quebrar los sobrecitos de azucar por la mitad!!”

    El sentido práctico que le veo es que se recorta una menor porción de papel permitiendo la apertura completa del sobrecito con una sección mas pequeña que evita derrames accidentales.

    Otro sentido práctico, es la posibilidad de abrir y vaciar mas de 1 sobre a la vez.

    10 de enero de 2010
  9. Miguel@LG

    Que bueno saber que los estaba usando correctamente.

    11 de enero de 2010
  10. Pijus Erectus

    No es por alardear de construcciones gramaticales extensas sin puntos, ni por presumir de delicadeza, pues aunque ignoro cómo abrirán los sobres de azúcar las pedorras de la gran ciudad, puedo asegurar que aquí en el pueblo los caballeros que nos reunimos para tertuliar tenemos suficiente habilidad en los dedos como para coger delicadamente el sobre por uno de los bordes encolados y agitarlo con la misma gracia con la que algunos agitan el billete de cinco euros que donan el domingo cuando en la iglesia pasan la bandeja, y de esta forma todo el azúcar se va para el mismo lado, evitando que se derrame fuera de la taza ni un sólo grano, y haciendo innecesarios esos endiablados sobres tubulares cuyo inventor merece ser suicidado públicamente junto con el inventor de los abrefáciles de la leche y el inventor de la letra pequeña de las ofertas de telefonía móvil, para escarnio de inventores de similar calaña.

    11 de enero de 2010
  11. Pepe Veraz

    jajaja, ahora me siento un poco tonto ya que yo los he abierto de la manera tradicional, la vdd es que no me detuve a pensar si se inventaron para abrirse de una manera diferente. Interesante enterarse de este tipo de cosas.

    12 de enero de 2010
  12. Callejero

    Sin duda un estudio largo y compremetido sobre un tema tan olvidado como este. Muy interesante el blog y su temática, te sigo ;)

    20 de enero de 2010
  13. Richar

    Me voy a quedar ciego… jajaj muiy interesante el blog… te sigo desde hace meses y es muy interesante… Saludos

    21 de febrero de 2010
  14. cristina

    mi compañera me ha contado hoy esta historia y se la veia tan afectada, que se ha puesto a llorar y me ha dado tanta pena que me lo he creido y todo

    23 de septiembre de 2011